Skip to content

Por qué hablamos de Igualdad

EL COMPROMISO CON LA IGUALDAD ES IMPRESCINDIBLE

1.- Por justicia

Ninguna persona en el mundo debería ser invisible

Independientemente del lugar donde vivamos, la igualdad de género es un derecho humano fundamental. Promover la igualdad de género es esencial en todos los ámbitos de una sociedad sana: desde la reducción de la pobreza hasta la promoción de la salud, la educación, la protección y el bienestar de las niñas y los niños.

2.- Por equilibrio

Porque todos y todas construimos el mundo

Todos los seres humanos, por otra parte, desean una vida equilibrada, compartir tiempo con su familia y, a la vez, cumplir con sus objetivos y desafíos profesionales y personales. Y, para conseguir este reto que parece imposible, se necesita que el espacio social y económico que compartimos como sociedad cuente con entidades y profesionales que tengan en cuenta aspectos como la conciliación, la diversidad, la corresponsabilidad o la flexibilidad, entre otros.

 

3.- Por inteligencia

Porque la igualdad, sin duda, es un BUEN NEGOCIO

Las políticas de igualdad repercuten positivamente en la economía de los países. Garantizar la igualdad en el mundo laboral tiene un beneficio directo en el crecimiento y la competitividad de las empresas. El Fondo Monetario Internacional publicó en octubre de 2018 el informe “Beneficios económicos de la inclusión de género: nuevos mecanismos, nueva evidencia” en el que recoge las ventajas de la reducción de la brecha laboral. Parte de la base de que la desigualdad es muy perjudicial para la productividad y el crecimiento e insta a las autoridades a centrar la atención en eliminar las barreras sin demora.

 

4.- Por salud

Porque hay menor satisfacción de vida entre las niñas

Los estereotipos de género comienzan a afectar a la salud y al bienestar desde la infancia. Los datos de la encuesta de salud en niños/niñas en edad escolar muestran que entre los adolescentes europeos de 15 años, el 43% de las niñas no estaban satisfechas con sus cuerpos en comparación con el 22% de los niños. Entre las niñas, el 26% informó estar a dieta, aunque solo el 13% tenía sobrepeso (en comparación con el 11% de los niños que estaban a dieta y el 22% que tenía sobrepeso).

Los mismos datos muestran una brecha de género en la satisfacción con la vida entre los adolescentes, y las niñas tienen más probabilidades que los niños de quedarse atrás en todos los países.

 

EQUALITY CERTIFICATE

UNA HERRAMIENTA DE ACCIÓN

Ninguna estructura productiva, social, pública o educativa que pretenda tener un papel relevante en el siglo XXI puede ser ajena a la necesidad de adherirse a la igualdad de género como motor esencial de una sociedad sana y próspera.

1

Una política igualitaria se traduce en

mejores productos y servicios

Las políticas de Igualdad de las Empresas han de formar parte de los Estándares de Calidad de las mismas, ya que suponen mejoras en la estructura productiva.

 

2

Clientes y proveedores encantados de

trabajar con una empresa ética

La política de comunicación resaltará el impacto positivo que las políticas de igualdad correctamente implementadas tienen sobre la construcción de una sociedad rica, próspera y justa para todos.

3

Una imagen de marca
alineada con

el objetivo de un mundo mejor

Al cultivar y promover la cultura de la corresponsabilidad en cuanto al cuidado y el sustento de las estructuras familiares, favoreciendo para ello la conciliación con independencia del género.

4

Trabajadores y stakeholders con un

elevado sentido de pertenencia

Tus empleados, proveedores, clientes y accionistas se sentirán orgullosos de su vinculación con tu entidad.