Skip to content


EL COMPROMISO CON 

LA IGUALDAD

 DISTINGUE

EQUALITY CERTIFICATE

Nuestro espíritu

EQUALITY CERTIFICATE

Nuestra inspiración

Nos inspiramos en la redacción de Siete Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (WEP), cuya redacción es el resultado de la colaboración entre ONU Mujeres y el Pacto Global.

Bajo el subtítulo La Igualdad es Buen Negocio, los Principios de Empoderamiento de la Mujer (WEP) son un conjunto de Principios que ofrecen orientación en el mundo empresarial sobre cómo promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el lugar de trabajo, el mercado y la comunidad. 

Redactados por ONU Pacto Mundial y ONU Mujeres, los WEP están de acuerdo con las normas internacionales de trabajo y derechos humanos y se basan en el reconocimiento de que las entidades empresariales tienen una participación y una responsabilidad por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

EQUALITY CERTIFICATE entiende que este compromiso debe  y puede extenderse a todas los partícipes en la estructura socioeconómica de las sociedades.  Por eso apelamos no sólo a las empresas, sino a todo tipo de entidades públicas y pruvadas para participar en este proceso de empoderamiento de la mujer., porque el tamaño de tu negocio o la actividad de tu entidad (publica y privada) no tienen por qué ser un impedimento para certificar su compromiso.

Los WEP concebidos como vehículo principal para la participación del mundo empresarial sobre el desarrollo de la igualdad de género de la agenda de 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, se convierte, bajo la perspectiva de EQUALITY CERTIFICATE de implicación de todos los agentes sociales, en una herramienta poderosísima para alcanzar estos objetivos. .

El desarrollo de los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres incluyó stakeholders internacionales en el proceso de consulta que empezó en marzo de 2009 y culminó en el Día Internacional de la Mujer en 2010.

EQUALITY CERTIFICATE

Nuestros objetivos

Ninguna estructura productiva, social, pública o educativa que pretenda tener un papel relevante en el siglo XXI puede ser ajena a la necesidad de adherirse a la igualdad de género como motor esencial de una sociedad sana y próspera.

  1. Las políticas de Igualdad de las Empresas han de formar parte de los Estándares de Calidad de las mismas.
  2. La política de comunicación ha de resaltar el impacto positivo que las políticas de igualdad correctamente implementadas tienen sobre la construcción de una sociedad rica, próspera y justa para todos. 
  3. Es  cultivar y promover la cultura de la corresponsabilidad en  cuanto al cuidado y el sustento de las estructuras familiares, favoreciendo para ello la conciliación con inependencia del género. 
  4. Facilitar EQUALITY CERTIFICATE como herramienta de acción y compromiso con la igualdad, independientemente del tamaño y la envergadura de la Entidad que se certifique.